«Esa antigua fe del hierro y del coraje»: el imaginario germánico en El oro de los tigres (1972) de Jorge Luis Borges

Sergio Fernández Moreno

Resumen


Después de El otro, el mismo (1964), El oro de los tigres, publicado en 1972, es uno de los primeros poemarios en los que Jorge Luis Borges empieza a recurrir, con mayor frecuencia, a los temas del imaginario germánico medieval. Entre ellos, hay dos que tienen especial relevancia por las complejas relaciones de significado que establecen con el resto del poema y los nuevos sentidos que aportan al mismo, a saber: la cuestión del coraje, y los motivos del hierro y del acero. El primero revela el interés del autor por el valor como finalidad absoluta que Borges también encontró en las figuras del gaucho y el orillero, que en El oro de los tigres asumirán rasgos anteriormente atribuidos a héroes de la Völsunga Saga como el Rey Volsung, Sigmund o Sigurd. Por otro lado, el hierro, considerado por Borges una metáfora del coraje, servirá en el poemario para enunciar la complejidad métrica de la poesía escáldica islandesa; y, asumirá, asimismo, la forma de los kenningar, figuras esenciales de la poética germánica. Todo ello en el contexto de una serie de composiciones, que, de acuerdo con las teorías de la intertexualidad literaria, aportan a estos temas nuevos valores significativos. Así, emblemas del mundo nórdico y anglosajón ―como la espada― cobran en la obra del argentino un sentido histórico que supedita la acción de los individuos al cumplimiento de un destino más allá de su propio conocimiento.

Palabras clave


Poesía, Borges, germánico, coraje, espada

Texto completo:

PDF